Blog, ESPAñOL, Reflexiones, Vivir en Francia

Elecciones

Francia acaba de pasar por semanas tumultuosas debido a la elección presidencial, de la cual, Emmanuel Macron fue electo. Independientemente del resultado, lo que me llama mucho la atención -como en cada elección- es la gestión de los gastos de campaña y la mesura con respecto a la publicidad electoral. Sin duda porque vengo del país que ostenta la democracia más cara del mundo.

11 candidatos contendieron para suceder a François Hollande y poco más de 44 millones de votantes fueron inscritos en las listas electorales. La campaña fue indigna y estuvo llena de escándalos de corrupción y dimes y diretes que en nada alimentaron un debate útil para los ciudadanos pero… me abstengo del debate porque además, como extranjera, no tuve derecho al voto.

En México, todos los partidos políticos inundan las calles con toneladas de material electoral que después de la elección, se convierte en toneladas de BASURApagada por todos los mexicanos claro. Sin contar con la contaminación visual y auditiva por el bombardeo de spots pagados en radio y televisión. Ni hablar de gastos como las tarjetas Soriana, los lonches, los camiones para los acarreados…

¿ Cómo son las cosas aquí ?

Tardé mucho tiempo en entender: primero por la barrera del idioma y después porque – como todo en Francia- el sistema electoral y todo lo que conlleva es complejo.

Por supuesto, un candidato gasta en comunicación ( folletos, carteles, sitios web, correspondencia) así como en mítines y su logística (renta de locales, sonorización). También en gastos corrientes como líneas telefónicas, fotocopias, etc. y en desplazamientos por todo el país. Aquí, la ley prohíbe los spots pagados en radio y televisión.

20170423_171610
Publicidad electoral días antes de las elecciones presidenciales 2017 en Sérignan, Hérault

En teoría, los candidatos pagan su campaña gracias al Estado y a las cotizaciones, donaciones o subvenciones de particulares así como de sus partidos políticos. Nunca de empresas, Estados extranjeros, sindicatos o asociaciones porque está prohibido. Cada candidato, por ley, posee una cuenta de campaña vigilada por un agente fiscal o mandataire financier.

Hay un marco legal estricto para las donaciones. Los candidatos pueden recibir hasta 4600 euros por donador, quien a su vez beneficiará de una reducción fiscal. Las contribuciones en efectivo están limitadas a 150 euros y más allá de ese importe, el don se efectúa por cheque, tarjeta o transferencia bancaria. Los partidos políticos pueden recibir dones de máximo 7500 euros por persona.

Cada candidato presente en la primera vuelta de la elección presidencial del 2017 pudo gastar hasta 16.85 millones de euros y los dos candidatos de la segunda vuelta hasta 22.51 millones de euros cada uno. Si alguien rebasa ese límite entonces es sancionado por el fisco, el Trésor Public, a quien deben pagarle el importe del exceso ( algo de lo que le pasó a Sarkozy en el 2012).

El Estado reembolsa los gastos de campaña de cada uno de los candidatos dependiendo del porcentaje de votos obtenidos: 47% para los candidatos que alcanzaron más del 5% de votos, ( más o menos 8 millones de euros) y 4.7 % para los que consiguieron menos de 5% de los votos ( más o menos 800 000 euros).

Los candidatos que pasan a la segunda vuelta pueden ser reembolsados de hasta 10.7 millones de euros ( que es el 47.5 % del límite de los gastos para los candidatos de la segunda vuelta).

20170422_192842
Uno de los 3 puntos de la ciudad donde se despliega la publicidad electoral

Como en cada elección, en Sérignan, la ciudad en la que vivo, se fijaron tres puntos para la publicidad política que consiste en un póster con la cara de cada candidato. Todos los medios ( de radio y tv) tuvieron la obligación de proporcionar espacios equitativos para cada uno de los candidatos quince días antes de la elección. Las reglas dictadas por el CSA ( Conseil Supérieur de l’Audiovisuel) son estrictas y cada candidato contó con 43 minutos para transmitir clips o spots en canales del servicio público (France Télévisions). Las reglas no aplican para prensa escrita ni redes sociales.20170422_192656

 

Eso sí: no hay paredes pintadas ni banderolas de plástico colgadas en las calles.

Días antes de la primera y segunda vuelta electoral, cada votante recibe por correo un sobre con folletos e información de todos los contendientes y los votos – hojas de papel blanco con el nombre de cada candidato. El elector se presenta a la casilla que le toque con su identificación oficial y tiene la opción de tomar su voto allá o llevarlo del sobre que recibió en casa, sin embargo, por ley, el elector debe tomar mínimo dos hojas para garantizar que el voto sea secreto.

Dicha hoja la meterá a la urna en un sobre que se obtiene en la casilla después de verificación de su inscripción a la lista electoral. Todo voto que tenga cualquier tipo de inscripción (un dibujo o leyenda) se considera nulo. No hay tinta indeleble ni papel mágico contra los fraudes ( que tan caros le cuestan a México).

20170423_092401
Votos para la elección presidencial recibidos por correo con folletos informativos

Macron fue electo presidente con un 66.10 % de sufragios ( contra el 33.90 % de Le Pen). Si bien la victoria de Macron fue contundente, en realidad mucha gente votó no por él, si no en contra de Le Pen. De hecho esa segunda vuelta fue el resultado de un rechazo masivo hacia la clase política -izquierda y derecha. La abstención fue de 25.44 %, los votos blancos representaron un 8.59% y hubo un 3% de votos nulos. Macron entonces está a la cabeza de un país muy dividido.

El paisaje político del Hexágono terminará de dibujarse después de las elecciones legislativas cuya primera vuelta se llevó a cabo el domingo pasado. Según las encuestas, el movimiento del presidente Macron obtendrá una mayoría parlamentaria casi absoluta. Sin embargo me parece que esos resultados no son más que un espejismo que no refleja la opinión de la mayoría de la gente pues los electores que votaron en las elecciones presidenciales, no lo hicieron en las legislativas – abstención histórica de más del 50% – tal vez como resignados porque ya Macron ganó y no se puede hacer nada contra ello.

En lo personal no soy muy optimista en cuanto a las perspectivas del futuro inmediato del país. Por el bien de esta nación, me gustaría equivocarme y ser sorprendida de manera positiva. Ojalá. Veremos…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .