Consejos prácticos, ESPAñOL, Familia mixta, Reflexiones

Término – postparto de una primeriza

Reflexiones sobre el postparto aquí

Bonjour nueva vida, au revoir depresión

Cuando el bebé es el centro de todo
Cuando el bebé es el centro de todo…

Durante las primeras semanas, cuando el bebé era el centro de todo, en la madrugada mientras le daba de comer a mi hija, soñaba con ser envuelta y abrazada, con recibir un masaje y relajarme en un spa.

En nuestro caso, la nueva organización con la recién nacida en casa fue muy difícil. El Rey, que se estrenó como papá estaba aún más asustado que yo con tanta novedad en nuestras vidas y a la hora de compartir responsabilidades, creo que por miedo, él se implicó en muchas cosas (la limpieza de la casa, las mascotas, la cocina…) pero no tanto en los cuidados de la recién nacida.

Tuvimos el apoyo de toda la familia pero también lidiamos con el cansancio, con las peleas frecuentes por incomprensión, la problemática de una pareja que se estrena como padre y madre y con nuestras diferencias culturales que se manifestaron con más fuerza durante esa etapa, a pesar de que hacía varios años que ya nos conocíamos.

En Francia uno puede prolongar la incapacidad por maternidad – con la reducción de sueldo consecuente- por un periodo de hasta 6 meses, o bien, lo que se llama “congé parental”, que es una suspensión legal de contrato laboral durante un máximo de 3 años.

Yo regresé a trabajar al término de mi incapacidad normal, cuando mi hija tenía 2 meses y medio ya que beneficiamos de un lugar en la guardería municipal.

Me sentía más y más cansada, física y moralmente, impotente y abrumada por esa nueva rutina de terrible cadencia a la que me acostumbré solamente muchos meses después. Un crudo invierno con muchas noches en vela e innumerables visitas al doctor, urgencias pediátricas y hasta un horrible fin de semana en el hospital por una gastroenteritis en mi bebé de 5 meses. Afortunadamente nunca nada grave pero duras pruebas para unos padres de por sí aterrados…

Bebé enfermo y la ansiedad por arreglárselas y no faltar al trabajo, que para colmo retomé justo en el periodo de actividad más pesado del año. A menudo, la manera de tratar al bebé fue discordia entre mi marido y yo. 24 horas nunca me alcanzaban y se instalaban en mí una creciente impresión de soledad y vacío

Muchas veces le llegué a sonreír a Inès con el alma amortajada, sintiéndome una mala madre, agobiada y ansiosa, incapaz de asumir tanta responsabilidad. Hoy estoy segura de que eran impresiones erróneas y siempre hice lo mejor que pude con mucho amor.

Yo sólo quería una pausa y retomar fuerzas. Con ayuda profesional, después de unos meses todo comenzó a aclararse y al fin cerré ese capítulo amargo de mi vida. Empecé a disfrutar verdaderamente de la maravillosa oportunidad de ser madre y restablecí mis prioridades. Me dediqué a alimentar mi alma y tomé decisiones importantes como dejar un trabajo que me robaba energía y vida aunque eso significó volver a empezar. El dinero va y viene pero el tiempo no.

Al final todo llega y pasa y uno sale adelante. Sólo quedan las cosas verdaderamente importantes y por eso con alegría, igual que lo hicieron mis padres conmigo, le doy mi tiempo a mi hija pues quiero que en Inès quede la huella de todo el amor que le prodigamos y ella lo multiplique a su alrededor y sea siempre una persona feliz.

De algo estoy segura, si hay próxima vez, escucharé con atención mi cuerpo sin dejar de lado mi intuición, tomaré todo con calma y no trataré de alcanzar esos estándares utópicos de “superwoman que me hundieron. También pondré en práctica los sabios consejos de mi madre, mi iniciadora, sobre todo los “no te muevas, descansa, dedícate a tu hija”. Y en vez de gastar en tanto artilugio novedoso para bebé pensaré en pagar por ayuda doméstica.

Cuestión de actitud- hoy “veo el sol brillar”. Y a pesar de los kilos que me quedan, me siento linda, libre y escribo, trabajo, soy madre, esposa, mujer y hasta ama de casa. Acumulo roles pero ya no me pesan.

Dicen que se olvida y por eso uno repite… Yo no sé si algún día me sentiré lista para asumir la maternidad de nueva cuenta porque aún necesito tiempo para decantar totalmente ésta primera experiencia y sobre todo para seguir disfrutándola al 100% con éste pequeño ser divino, mi Inès, mi vida, mi sol, mi todo : una nena maravillosa que llegó como una bendición y una gran lección de amor.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .